Barbas y salsas: esa relación agridulce